¡Hola! Las prendas que componen tu uniforme diario han sido confeccionadas utilizando telas y diseños de acuerdo con las actividades que desempeñas en tu trabajo. Con el objetivo de asegurar que tu uniforme se mantenga en excelentes condiciones, te proporcionamos esta sencilla guía de lavado y uso. ¡Recuerda que tu uniforme es la cara de tu empresa!

Lo que NO debe hacerse:

  • No lavar con agua caliente, ya que se encogen las prendas.
  • No dejar remojando tu uniforme con detergente o blanqueador.
  • No restregar en el lavadero, cepillar o usar ciclo pesado de tu lavadora.
  • No utilizar cloro o detergentes que a su vez usen cloro como sustancia activa.
  • No colocar la ropa abotonada en la lavadora o con objetos en las bolsas.
  • No mezclar prendas de colores obscuros con prendas de colores claros, ya que pueden llegar a decolorar y manchar la ropa.
  • No exprimir las prendas, ya que se deforman, se estiran y se arrugan.
  • No secar con aire caliente, ya que se encogen las prendas inmediatamente.
  • No dejar colgada la ropa en el sol pues pierde color, se amarillenta y daña.
  • No planchar con temperatura caliente , pues se puede quemar o abrillantar las prendas.

Buenas prácticas:

  • Desabotonar las prendas y voltearlas antes de meterlas en la lavadora.
  • Revisar que las bolsas de las prendas no tenga objetos que puedan lastimar la ropa, como monedas, gafetes, plumas, etcétera.
  • Puedes ocupar jabón de pasta o utilizar un líquido removedor de manchas que no contenga cloro.
  • Tallar manualmente las manchas difíciles.
  • Lavar antes de usar por primera vez las prendas que sean de color rojo y azul marino para evitar que las prendas de tonos claros se contaminen con de estos colores.