Un poco sobre la historia de los uniformes ¿Por qué los usamos?

Un poco sobre la historia de los uniformes ¿Por qué los usamos?

Antecedentes

El primer registro oficial que se tiene del uso de prendas estandarizadas data de la época mesopotámica. En la que se utilizaban una especie de faldas tejidas a mano, que eran adornadas con piedras preciosas y otros elementos que denotaban jerarquía. Mientras más larga fuera la falda mayor status tenía su poseedor, y entre más elementos decorativos tuviera, mayor era su esfera de autoridad.

Esta condición se observa también en otras culturas como la prehispánica, aunque en ellas no se usaban precisamente faldas, sí vestían con prendas adornadas. Como los jerarcas y miembros de la élite que, mediante su vestimenta, dejaban claro quiénes tenían el poder dentro del sistema social.

El uso de uniformes para comunicar autoridad

Por su parte, el primer sector que comenzó a usar uniformes como tal, fue el militar. Esto sucedió ante la necesidad de encontrar una manera que permitiera identificar fácilmente a los combatientes de un bando y de otro.

El uso de uniformes para mantener la seguridad

Al llegar la Revolución Industrial se comenzó a desarrollar la producción en masa. Y con ésta los uniformes encuentran una nueva esfera de acción: salvaguardar la seguridad de los trabajadores. Entonces se inicia la confección de prendas, que no solo distinguen o identifican a sus portadores, sino también, los mantienen seguros.

El uso de uniformes para generar confianza

Con el paso del tiempo, la humanidad continúo evolucionando hasta llegar a la era digital.  Los uniformes se fueron adaptando, primero para cubrir necesidades y después para generar oportunidades. Para entender mejor este punto, solo hay que observar cuáles son las funciones que hoy en día cumplen los uniformes. No se trata únicamente de una prenda que identifica a su portador o lo coloca dentro de una escala social, sino de prendas pensadas en la construcción del prestigio de las compañías.

El uso de uniformes para incrementar la productividad

Para completar esta breve historia de los uniformes cabe mencionar que otro de los aspectos que han evolucionado en los últimos tiempos: el uso de las prendas de trabajo para elevar la productividad de organizaciones, compañías y negocios. Lo anterior se logra gracias a los atributos con los que cuentan los uniformes modernos. Estos se pueden resumir en: denotan autoridad, crean una percepción de calidad, generan pertenencia, mantienen protegida la imagen y todo ello, se traduce en un incremento en la productividad. Conoce la variedad de uniformes que Bravo Uniforms tiene para tus empleados.

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados