Éxito empresarial: 20 claves para alcanzarlo

Éxito empresarial: 20 claves para alcanzarlo

Cuando estás pensando en lanzarte al mundo de los negocios, es normal que pienses en personas que, según tu percepción, son exitosas y te preguntes cómo hicieron para lograr el éxito empresarial.

Esto es importante porque hay que pensar muy bien las cosas antes de dar el paso. Día con día se ponen en marcha muchos proyectos en todo el mundo, pero solo un bajo porcentaje se consolida. 

La mayoría desaparece antes de los primeros tres años ¿por qué? Hay muchos factores que entran en juego. Pero para entrar de lleno en el tema, es importante primero aclarar qué consideramos éxito empresarial.

¿Qué es el éxito empresarial?

El éxito empresarial suele relacionarse principalmente con los beneficios económicos derivados de una actividad comercial determinada. 

Esto no está mal, pues es un indicador del desempeño que tiene una compañía, pero no es lo único a lo que debemos prestar atención. 

Un gran número de expertos coincide en que la búsqueda de beneficios no es el único modo de aspirar al éxito empresarial. 

Este concepto es muy complicado de delimitar porque varía de persona en persona según la percepción que se tiene. 

El éxito no siempre va a ser lo mismo para todos, pero siempre tiene que estar relacionado con cuestiones relativas a la esencia de los negocios y a la actitud con que los responsables afrontan los retos que se presentan en el día a día. 

Tomando en cuenta esta definición, ahora sí podemos ir con el tema que compete al artículo. 

Después de leer este contenido, estamos seguros de que sabrás cómo alcanzar el éxito empresarial, pero por supuesto que no será fácil. Es un trabajo diario. 

20 claves para alcanzar el éxito empresarial

Existen numerosas claves, estrategias y acciones que sirven para garantizar el éxito empresarial.

Estas varían de acuerdo con el sector comercial, los objetivos, las expectativas y la naturaleza del servicio o del producto que se oferte por medio del negocio. 

A pesar de ello, todos estos aspectos pueden resumirse o incluirse en claves un poco más generales que aplican para cualquier tipo de emprendimiento empresarial. Vayamos a ellos para que logres los resultados deseados.

1. No permitas que tu situación pasada determine lo que viene

Es muy común escudarse detrás de las experiencias pasadas para bajar los brazos y, de cierto modo, resignarse a hacer las cosas como se aprendió, pero este suele ser un grave error.

La comodidad es un obstáculo para llegar al éxito empresarial porque se dejan de buscar cosas y de apuntar a un crecimiento continuo y sin esto, tarde o temprano, nos vamos a quedar debajo de nuestra competencia.

Para ser un empresario con éxito, es fundamental desarrollar y trabajar en una mentalidad sin límites. Las oportunidades están a la orden del día y hay que ser capaces de aprovecharlas, y esto muchas veces se logra solo soñando en grande.

Por ello, no te conformes cuando llegues a los primeros escalones con tu negocio, sigue creciendo superando los miedos.

2. Comprométete con tu empresa o negocio

Ser un empresario requiere de vocación, es verdad, pero también una parte fundamental es el compromiso. 

Si no dedicas más del 100% a tus metas laborales y no te involucras con todos los procesos o aspectos que tienen que ver con él, nunca vas a poder conseguir el anhelado éxito empresarial. 

Concéntrate en el crecimiento y presta atención a todo lo que sucede dentro de tu organización y haz que todos formen parte de un proyecto en común para juntos encontrar estrategias.

Solo de la mano con más personas vas a poder mejorar diferentes aspectos y lograr resultados que se mantengan con el paso del tiempo y que no solo duren un par de meses o años.

El compromiso siempre tiene que estar presente para lograr el éxito empresarial.

3. Trabaja tu tenacidad

Se tiene la falsa creencia de que solo algunas personas pueden lograr el éxito con su negocio porque nacieron con determinadas habilidades, pero esto es totalmente falso. 

Sí, se necesita contar con ciertas habilidades para emprender un negocio, pero también se trata de tener determinación para poder seguir adelante con tu proyecto. Las habilidades no sostienen una empresa por sí mismas. 

Trata de siempre cultivar y trabajar tu tenacidad para no caer ante los primeros obstáculos que se presenten. Porque sí, habrá muchos, eso no es ningún secreto. 

Hay muchos métodos para conseguir la inspiración, encuentra los tuyos y tenlos siempre presentes para que alcances el éxito empresarial no solo un momento sino durante un tiempo prolongado y este vaya creciendo. 

Recuerda que lo que hace la diferencia no es un talento extraordinario, sino la perseverancia. 

 

4. Nunca dejes de aprender ni de formarte

El aprendizaje continuo es la piedra angular de cualquier emprendedor. Sin importar cuánto sepas o cuánta experiencia tengas, siempre se puede aprender algo, así que nunca te cierres a ello.

Conoce por medio de diferentes fuentes, como blogs, cursos digitales, libros, escucha podcast, etcétera, para que puedas ir conociendo tendencias y sigas formándote. Nunca se acaba de conocer. 

La actualidad demanda mucho más trabajo en este aspecto, pues los cambios son continuos y es importante continuar perfeccionando y arraigando los conocimientos para brindar un excelente servicio y una excelente experiencia.

Quizás hace dos o tres décadas podías alcanzar el éxito empresarial con solo aprender un par de competencias básicas, pero en este siglo no funcionan así las cosas. La tecnología y el comercio viajan a la velocidad de la luz.

Para mantenerte competitivo, es necesario hacer del aprendizaje un hábito para toda la vida, por lo que es importante que trabajes en ello y que mantengas tu humildad para reconocer cuando necesitas recibir formación. 

5. Supera los obstáculos con inteligencia

El camino hacia el éxito empresarial no es en línea recta ni está libre de obstáculos, por lo que es normal que existan épocas difíciles. 

En esas situaciones, es muy importante que no permitas que las adversidades derrumben lo que tú has ido construyendo con trabajo y esfuerzo. Todo esto es parte de la vida de cualquier empresario; para ninguno todo es color rosa. 

Trabaja más en esos tiempos y enfócate en soluciones para poco a poco salir airoso de los problemas. Cuando lo consigas, tendrás aún más herramientas para continuar y alcanzar el éxito empresarial. 

Los obstáculos no son piedras, sino escalones que llevan a un camino mucho más grande y mejor. 

6. Establece una meta ambiciosa

Solemos pensar que tener metas grandes es un error porque solo trae frustración al no alcanzarlas, pero esto no es del todo cierto. 

Tal vez pueda parecerte tonto o poco realista, por lo que ni siquiera puedes imaginarlo en este momento, pero el tener ese pensamiento y trabajar para llegar a esa meta día con día, te ayuda a pensar en ello, concentrate y trabajar para convertir tu negocio en aquello que sueñas.

El éxito empresarial tiene que ver con las metas en el largo plazo, así que no tengas miedo de crecer. Algo que parece lejano en este momento, puede llegar si se trabaja en ello y si hay un enfoque real. 

¿Qué meta grande tienes? Comienza a pensarla para que pronto puedas trabajar en ella y llegar ahí, a donde quieres estar. 

7. Rodéate de gente con los mismos objetivos 

Muchas personas que están alejadas del mundo del emprendimiento pueden no entender lo que esto significa y, de cierto modo, impedir que tú alcances el éxito empresarial aun sin darse cuenta.

Incluso, algunas de ellas podrían tratar de desanimarte o decirte que lo que tienes en mente es muy grande y poco viable. Siempre hay gente de este tipo en los caminos, pero depende de ti desechar su negatividad.

Lo mejor que puedes hacer es rodearte de individuos con quienes compartas objetivos y visión. 

Esto va a ocurrir de forma natural conforme vayas trabajando en tu propio negocio. En el camino, vas a conocer gente con la misma posición que tú; así que escúchala y aprende de sus experiencias. 

8. Mide tus progresos

Esta clave para alcanzar el éxito empresarial es vital. El único modo de mejorar y crecer es ir midiendo el progreso que vamos logrando. 

Solo de esta forma vamos a ser capaces de saber si estamos avanzando hacia la dirección correcta. 

Tienes que hacerlo de manera exhaustiva y enfocarte en cada métrica y cada número que esté generando tu negocio para documentarlo y tenerlo en el radar de manera periódica. 

Una gran parte del éxito empresarial se basa en mirar los números una y otra vez, ver qué hizo que cierta cifra se alcanzara e identificar qué mejoras se pueden hacer o qué modificaciones establecer en las estrategias. 

Se requiere de mucho trabajo, pero lo mejor es que este siempre esté bien enfocado para que dé resultados y no se malgasten tiempo ni recursos. 

Monitorea las métricas de manera puntual y a fondo para que sepas cuándo realizar cambios o cuándo vas por buen camino para mantenerte ahí. 

9. No dejes de buscar oportunidades

Los emprendedores exitosos siempre están en búsqueda de oportunidades y, en caso de no hallarlas, trabajan para crearlas. 

Trabaja en eso y ve puliéndote para que seas capaz de identificarlas de manera mucho más rápida y las aproveches. 

Haz contactos también; se habla mucho de eso, pero la verdad es que funciona muy bien. 

Nunca hay un solo camino para el éxito empresarial, así que busca varias rutas para que llegues a lugares que nunca pensaste llegar. Contacto a personas que antes estuvieron interesadas, dirígete a otros sitios. 

Nunca dejes de buscar oportunidades, pues en eso consiste muchas veces lograr el éxito empresarial: insistir. 

10. Trabaja para lograr crecimiento

No solo se trata de pensar en grande, sino de pensar en crecer. 

Busca cómo podrías potenciar tu negocio; por ejemplo, si tu servicio se otorga en línea, pero únicamente en espacio, piensa en traducir el material a otros idiomas para tener un mercado mucho más grande. 

Investiga en qué áreas puede encajar tu producto o servicio, encuéntralas y trabaja para llegar a ellas de manera escalable con ayuda de tu equipo de colaboradores. 

Aquí lo importante es que seas capaz de pensar en grande para comenzar a obtener mayores beneficios. Nunca te conformes porque esto es destructivo para cualquier negocio y es uno de los principales obstáculos para alcanzar el éxito empresarial. 

Conforme vayas creciendo, tienes que enfocarte para seguir en ese camino; nunca dejar de hacerlo. 

Aprovecho los mejores momentos de tu empresa para intentar conseguir los resultados máximos; velo como una racha y esfuérzate al máximo para lograr tus metas. 

11. Ten pasión por lo que haces

La pasión es vital para el éxito empresarial. En primera, es el punto que te permite poner en marcha cualquier proyecto o plan de empresa. 

Sin la pasión, es seguro que no habrá éxito empresarial, pues es lo que te otorga el primer impulso para echar a andar tu plan y continuar trabajando en él para conseguir grandes cosas. Es lo que te mantiene en pie. 

La pasión, entendida como el placer, el gusto y la satisfacción por algo, te permite colmar todas las expectativas por el simple hecho de hacer las cosas. 

Llega al fondo de tu interior para ver qué tanta pasión sientes por lo que haces y, si estás perdiendo el rumbo en este sentido, diseña estrategias para recuperarla porque sin la pasión el éxito empresarial nunca va a llegar.

12. Pensamiento y visión estratégicos

Las personas que están al frente de una empresa tienen que ser estrategas y deben tener bien clara la visión del negocio, es decir, en dónde se encuentra y hacia dónde va. 

Ellas son las principales responsables de que una ruta sea exitosa y depende de ellas, en gran medida, que se alcancen o no las metas marcadas con anterioridad. 

Por lo anterior, se debe trabajar en las habilidades de autoconocimiento, que son vitales para reconocer los momentos que atraviesa la empresa en cada momento, interpretar la información actual y tener la capacidad anticipatoria necesaria para poder emprender acciones en beneficio de una organización. 

13. Liderazgo

Mucha gente nace con una capacidad innata de liderazgo, pero eso no es del todo determinante, pues es algo que se puede desarrollar trabajando ciertas habilidades. 

Existen muchas formas de trabajar en ello, como programas, para lograr las capacidades necesarias y poco a poco alcanzar el éxito empresarial. Recuerda que todo requiere trabajo. 

¿Por qué el liderazgo es clave? Porque permite planear, organizar, dirigir y controlar todas las acciones que se emprenden para que se realicen de manera adecuada y se logren los resultados planteados. 

14. Sé constante 

Desde el momento en que nace tu idea de negocio, tienes que ser constante. En el camino al éxito empresarial que cometen cientos de errores, pero estos son la clave para seguir aprendiendo y crecer.

A pesar de las adversidades, no pierdas el foco de tus metas y trabaja para que esta idea también esté presente en tus trabajadores y no se den por vencidos a la primera caída. 

La constancia no debe desaparecer ni siquiera cuando creas que ya alcanzaste aquello por lo que empezaste tu recorrido; apunta siempre más alto, ve a más, sin conformarte. 

15. Conoce el mercado

Los emprendedores tienen que conocer casi a la perfección el sector comercial en el que desean desenvolverse de manera profesional. 

Para ello, es necesario investigar sobre los competidores, los ciclos de producción, los precios, las tendencias, entre muchas otras cosas. 

Si quieres alcanzar el éxito empresarial, debes sí o sí conocer todo lo que puedan acerca de tus clientes y de todo el entorno. Recuerda que la información es poder, así que empléala para incrementar tus ventas y tus resultados. 

16. No dejes de innovar

Está más que comprobado que las ideas con más éxito son las que tienen como centro a la innovación y que logran salirse de los parámetros establecidos con anterioridad. 

Esto también se le conoce como valor añadido y es vital para el éxito empresarial, pero tienes que prestar atención para que la innovación no pase a ser simple experimentación y dé resultados opuestos.

Ten siempre límites para no salirte del camino correcto. En caso de que desees innovar de manera muy extravagante, ten cuidado, porque puede generar el efecto contrario. 

17. Ve más allá de tus límites

Las dudas y el miedo pueden estar siempre al acecho de los emprendedores, impidiendo que alcancen el éxito empresarial, por eso es importante que seas capaz de superar todas las barreras que representen. 

Ten la capacidad y la inteligencia suficientes para salir de tu zona de confort y nunca volver a ella, porque solo así se consiguen grandes cosas. 

La zona de confort es muy cómoda, pero te puedes dormir en ella y dejar de crecer, cayendo de manera inconsciente –o no tanto– en el conformismo y dejar de luchar por aquello que siempre has deseado conseguir en el plano profesional.

18. Capacidad de delegar

La capacidad de delegar tiene que estar presente en ti si deseas dirigir una empresa y lograr el éxito. 

Muchas personas quieren mantener todo bajo control que son incapaces de delegar funciones menos relevantes y que les demandan tiempo valioso que podrían invertir en acciones mucho más productivas y este es un grave error.

Es fundamental saber identificar las prioridades para poder ceder en algunas de ellas y enfocarse en aquellas que van a ayudar más en el futuro de la organización. 

Tienes que ser capaz de rodearte de un equipo de trabajo que sea competente que te ayude a mejorar la calidad del trabajo sin que tengas que estar detrás de cada uno de ellos, pues esto solo te retrasa. 

19. Haz lo que dices y di lo que haces

Una de las bases para construir un equipo eficiente es la confianza. Todos los miembros tienen que ser capaces de confiar el uno en el otro para avanzar y lograr juntos el éxito empresarial.

Hacer lo que dices y decir lo que haces es clave para generar confianza en las personas dentro de una organización. 

Creen juntos planes de trabajo, establezcan metas y tiempos para alcanzarlas y comuniquen todo de manera clara. Siempre va a haber cambios o problemas, pero todo esto se resuelve si se tiene la capacidad de responder rápido y se plantean soluciones adecuadas. 

La comunicación es esencial para fortalecer la confianza y para crear una dinámica grupal en la que todos pongan lo mejor de sí mismos para cumplir con las expectativas de los equipos. 

20. Define la misión de tu empresa

¿Por qué y para qué hacemos lo que hacemos? Esta es una pregunta clave y obligatoria para cualquier organización cuyo objetivo sea alcanzar el éxito empresarial. 

En la respuesta radica la razón de su existencia y el valor que tiene para quienes decidieron empezar con ese camino; por ello, es muy importante definir la misión de tu empresa y toda la filosofía de gestión. 

Tienes que ser capaz de descubrir y comprender a fondo el propósito de tu emprendimiento, y tener bien claro por qué y para qué haces determinado productos o brindas cierto servicio. 

Con esto, serás mucho más capaz de centrarte en estrategias que den resultados y que te ayuden a lograr el éxito empresarial. 

Muchas empresas surgen sin tener idea de esta respuesta y por eso se pierden conforme van avanzando en el camino y no vuelven al punto esencial hasta que atraviesan por un momento clave o alguna crisis que los sacude de forma violenta. 

Pero definir el propósito de una empresa no es todo; para tener beneficios verdaderos, tiene que ser compartido por los equipos de trabajo, quienes deben tenerlo en mente y moverse en pro de este. 

Conclusión

El éxito empresarial no se alcanza de la noche a la mañana y es necesario poner en marcha cientos de acciones y estrategias para realmente enfocarnos y llegar en algún momento a donde deseamos.

Va a haber momentos en que nos sintamos realmente en donde queremos estar, pero en realidad, el éxito empresarial siempre está un paso más allá, pues siempre se va a querer llegar más lejos y esto es fundamental para no dejar de crecer. 

No veas este elemento como algo que te impida luchar por alcanzar las metas, mejor tómalo como un impulso para nunca conformarte y mantener a flote tu barco, que tanto te costó construir y echar a andar. 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados