¿Cómo lavar tus uniformes sin dañarlos?

¿Cómo lavar tus uniformes sin dañarlos?

Los uniformes de trabajo son la vestimenta que más utilizamos durante toda la semana, pues las jornadas laborales suelen significar el 25% de nuestro día a día, por lo que es primordial saber cómo lavarlos para mantenerlos en buenas condiciones.

Por esta razón, en esta ocasión vamos a darte algunos tips de limpieza para que tu ropa de trabajo siempre esté limpia y no se dañe durante los procesos de lavado para que tenga un periodo de vida mucho más extenso.

¡Toma nota si deseas que tus uniformes se mantengan en óptimas condiciones!

Consejos para lavar tus uniformes sin dañarlos

Una buena limpieza y desinfección de la ropa que usamos en el trabajo es indispensable para que se mantenga en las mejores condiciones y libre de cualquier tipo de contaminante, para estar siempre presentables.

Cada persona tiene una rutina de lavado y no está mal, pero siempre es bueno saber cómo hacer correctamente las cosas. Por eso, en este post te vamos a brindar diferentes posibilidades y trucos para que laves tus uniformes sin dañarlos y minimizando el tiempo de esta tarea.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de lavar nuestro uniforme es el tipo de trabajo que realicemos y el material de cada prenda, pues cada una de ellas tiene técnicas de lavado específicas.

El tipo de actividades laborales determina la confección de las prendas y el tipo de suciedad que pueden estar presentes en los uniformes, por lo que las condiciones de lavado van a variar.

Vayamos al paso a paso de cómo lavar tus uniformes sin dañarlos.

1. Separa tu ropa de trabajo de la ordinaria

Es muy recomendable que separes tu ropa de trabajo de aquella que usas en otras situaciones de tu día a día, porque muchas veces se pueden transferir manchas y esto termina siendo contraproducente para el cuidado de las prendas.

Este paso puede sonar lógico, pero nunca está de más hacer mención de él, pues a veces se olvida o, por flojera, se deja de hacer, creyendo que no afecta en el mantenimiento de la ropa laboral y esto no es verdad.

Esta acción va a evitar que el resto de la ropa adquiera suciedad u olores que no deseamos propagar. 

Además, ayuda a que sea mucho más sencillo tratar la ropa de trabajo, en caso de que empleemos o necesitemos un detergente especial o a una temperatura específica para lograr mejores resultados. 

2. Remoja la ropa antes de lavarla

Remojar la ropa de trabajo antes de comenzar a lavarla es muy recomendable en determinados escenarios, dependiendo de la suciedad que tengan las telas, pues este paso puede hacer que se vayan reblandeciendo las manchas y sea más fácil deshacerse de ellas.

Lo ideal es que el agua esté fría para que, posteriormente, se pase al lavado a una temperatura más baja sin que se dañe la tela.

Además, es importante porque esto evita que haya problemas de pérdida de color, haciendo que tus uniformes se vean deslavados o viejos. Algo que en el ámbito profesional solo trae una mala imagen. 

3. Siempre lava la ropa al revés

Este paso es muy importante para hacer que los uniformes se dañen lo menos posible en cada lavada porque evita que la ropa se deteriore con el roce de las paredes de la lavadora.

Tienes que tener especial cuidado con aquellas prendas que tengan bordados o estampados, pues suelen irse decolorando o descosiendo, dando una imagen poco profesional en el trabajo.

Quizás, estás pensando que la suciedad se queda en la parte de afuera, ¿cierto? Y puede tener cierta lógica, pero las lavadoras no permiten que ninguna prenda quede sin lavar. 

Asimismo, ten en cuenta que la parte del revés es la que está en contacto directo con nuestro cuerpo y, en ocasiones, con el sudor, por lo que guarda también mucha suciedad y olores.

4. Lee las etiquetas de cada prenda de trabajo

Este consejo puede sonar un tanto obvio, pero una gran cantidad de personas no lo hace y esto termina dañando las prendas del uniforme sin siquiera darte cuenta. 

En las etiquetas viene información importante y valiosa sobre los cuidados que deben dársele a la prenda en cuanto al tipo de lavado, la temperatura del agua, entre muchas otras cosas. 

En caso de que no comprendas al 100% lo que indica la etiqueta porque no conoces los símbolos, utiliza internet para resolver las dudas; ya casi todo se encuentra en la web así que no la dejes de lado. 

Una vez hecho esto, sabrás el mejor modo de lavar tus uniformes sin que se dañen o se desgasten. 

5. Abrocha los botones y vacía bolsillos antes de lavar

Estas acciones dan mucha flojera, pero tienes que hacerlo para evitar desgaste en tus uniformes de trabajo. 

Además, asegúrate de que los bolsillos estén totalmente vacíos porque luego dejamos papeles que se deshacen en el lavado y que dejan cientos de pelusas en la ropa, provocando que debamos lavarla una vez más. 

Abrochar los botones va a evitar que haya desgaste de los mismos y que se salgan o se descosan, manteniendo tus prendas mucho más presentables por más tiempo. 

¿Cuántas veces no has encontrado botones al fondo de la lavadora? Estamos seguros de que varias y esto se evita con esta acción tan sencilla, así que hazlo para cuidar tus uniformes.

 

6. Usa jabón líquido 

El jabón en polvo se ha ido quedando atrás porque es difícil que se deshaga del todo y es común que deje manchas blancas en la ropa, lo que provoca que deba lavarse más veces y se desgaste sin que sea necesario.

El jabón líquido es la solución perfecta para evitar esto, pero se tiene que tener cuidado en la cantidad que se debe emplear; generalmente, viene la explicación o sugerencia en el mismo envase. 

En caso de que uses más jabón del necesario, en lugar de que la ropa se lave bien, conseguirás lo contrario: tus uniformes quedarán con restos de jabón, que pueden ser perjudiciales no solo para las prendas sino también para tu piel. 

 

7. Utiliza el agua a la temperatura correcta

No existe una regla sobre a qué temperatura debe estar el agua para lavar las prendas de trabajo para que no se dañen, pues esto depende de una gran cantidad de variables y características.

El agua fría o a temperatura ambiente es ideal para gran parte de las telas, como el algodón, la lycra, la seda y los tejidos delicados. Asimismo, es la mejor opción para las prendas de color, para evitar que se destiñan.

El agua tibia es la indicada para jeans o prendas de trabajo más gruesas, por ejemplo, uniformes industriales porque soportan más este tipo de temperatura y ayuda a que las manchas se deshagan más fácilmente. 

Finalmente, el agua caliente , es decir, a una temperatura superior a los 50 °C, solo es recomendable para lavar prendas blancas o que tengan manchas de grasa. 

Lo mejor es que sea ropa gruesa para que no se dañe tanto y solo se debe elegir esta temperatura en caso de que sea necesario. 

 

8. Dales tratamiento previo a las manchas

Durante la jornada laboral, es relativamente normal que haya accidentes y que nuestro uniforme se manche, pero es un error dejar pasar más de un día para tratar las manchas porque se vuelven más difíciles de quitar. 

Lo mejor que puedes hacer para evitar daños en tus prendas de trabajo es usar quitamanchas en cuanto podamos y echar la prenda a la lavadora a una temperatura alta (según lo indicado en las etiquetas) para que salga rápido y no se vuelva una batalla campal. 

La única excepción a la regla del agua caliente es cuando los uniformes de trabajo se manchan de sangre; en ese caso, se debe emplear siempre agua fría. 

Investiga bien qué tipo de productos son indicados para cada tipo de mancha y tela para que no estropees tu ropa de trabajo por querer deshacerte de una desafortunada mancha.

Conclusión

Lavar los uniformes sin provocar daños mayores no es una tarea difícil, solo se debe prestar atención a todos los detalles o cuidados que implica cada prenda para hacer que duren mucho más tiempo en buenas condiciones.

Considera cada uno de los tips que te hemos dado en este artículo y ponlos en práctica. Te aseguramos que, de esta manera, tu ropa de trabajo va a mantenerse limpia y la tela permanecerá como nueva por un periodo largo.

¿Ya pones en práctica algunos de estos consejos? ¡Comienza a hacerlo para mantener tu uniforme impecable y mostrar siempre una imagen profesional ante los clientes y tus compañeros! 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados