add to cart0
X
Filipina Mezclilla Caballero
Color: Negro Talla: G Precio: $349.00
Subtotal: $698.00
Filipina Mezclilla Caballero
Color: Negro Talla: G Precio: $349.00
Subtotal: $698.00
Total: $865.00

Código de vestimenta o uniforme de trabajo: ¿qué es mejor?

Tiempo de lectura: 3 min

La imagen corporativa ha sido siempre un elemento clave dentro de cualquier empresa, debido a que permite proyectar una imagen profesional y aumentar la confianza de los clientes. Para bien o para mal, es muy cierto el dicho “como te ven te tratan”. 

Por esta razón, decidimos traer para ti este artículo, en el que te hablaremos de las ventajas y desventajas que tiene tanto el código de vestimenta como el uniforme de trabajo, para que tomes la mejor decisión. 

¿Qué es el código de vestimenta?

Para empezar, tenemos que definir de manera breve y concisa este concepto.

El código de vestimenta hace referencia a una serie de normas y pautas que identifican la forma de vestir en determinadas ocasiones. En el ámbito empresarial, cada vez más empresas incluyen el también llamado dress code, con el fin de homologar, hasta cierto punto, los atuendos de los integrantes de una compañía. 

El objetivo es equilibrar, potenciar y fortalecer la imagen profesional de los colaboradores con base en la filosofía de la empresa sin perder identidad. 

Se debe entender que el código de vestimenta no es una imposición, sino una información que facilita la adaptación de un estilo e imagen adecuados para determinadas situaciones o ambientes. 

Ventajas del código de vestimenta

El código de vestimenta dentro del área laboral puede traer muchos beneficios. Aquí te mencionamos algunos de ellos.

Disminuye los conflictos

Dar a los empleados la libertad de seleccionar su vestimenta y accesorios de manera completamente libre puede poner en riesgo la imagen de una empresa, debido a que muchas veces los estilos no están alineados con la cultura ni las normas básicas que se desea proyectar. 

No contar con un código de vestimenta que te respalde puede provocar problemas de comunicación o, incluso, llegar hasta el ámbito legal en caso de que no se llegue a un acuerdo con los colaboradores al respecto. 

Potencia la identidad

Establecer normas de vestimenta, puede llevar a crear una especie de uniforme de trabajo que ayude a identificar a los empleados por departamento o área de trabajo. Lo anterior le otorga una mayor identidad a la empresa en cuestión y le permite proyectar una imagen más coherente y alineada con sus valores. 

Asimismo, el código de vestimenta es útil para reconocer, proteger y distinguir al elemento más importante de toda compañía: los colaboradores, quitándoles también la responsabilidad total de elegir su outfit de cada día. 

Fomenta el sentido de pertenencia

Contar con un código de vestimenta ayuda a que los empleados se sientan parte de la organización y generar una mayor satisfacción, promoviendo una mayor productividad y compromiso de su parte. 

Tener un documento que dicte las normas de estilo apunta a que la empresa está organizada tanto con su equipo de trabajo como con sus clientes, demostrando una cultura organizacional bien definida. 

Desventajas del código de vestimenta

El código de vestimenta puede ser una excelente opción, pero no todo es bueno; también tiene algunas desventajas. Algunas son las siguientes:

Restringe la libertad de los empleados

Instaurar un código de vestimenta puede ser excelente para una empresa, pero no tanto para los empleados, pues puede atentar o condicionar su libertad de expresión a través de la ropa. 

Esto puede provocar ciertas problemáticas, en caso de que no se dé un buen entendimiento del mismo y no se llegue a acuerdos con ellos antes de su aplicación. 

Puede no aplicarse de manera uniforme

Nos guste o no, en ocasiones puede haber situaciones en las que el código de vestimenta no se aplique de manera uniforme y se dé ciertas libertades a determinado personal. 

Esto puede afectar las relaciones personales entre los colaboradores y repercutir en el crecimiento y desarrollo de la empresa en cuestión y afectar en varios aspectos su funcionalidad. 

Puede no ser bien aceptado por todos

El código de vestimenta puede llegar a ser tan cerrado que los empleados pueden no aceptarlo. Si bien tienen que ajustarse porque es norma, existe la posibilidad de que no se sientan cómodos y, por tanto, su productividad baje de manera exponencial.

Lo mejor siempre es tratar de llegar a un acuerdo entre todos, aunque puede ser bastante complicado, sobre todo dentro de empresas con una plantilla muy grande. 

La inversión para cumplir con el código de vestimenta puede ser alta

Al no tratarse de productos o artículos dados por la empresa, puede afectar la economía de los empleados pues, incluso, algunos destinan más del 30% de su salario en su vestimenta de trabajo. 

Muchas veces lo estipulado en los códigos de vestimenta suele tener costos un tanto elevados y al implicar distintos tipos dependiendo de la ocasión, el precio puede dispararse, provocando inconformidades y problemas económicos en los colaboradores. 

No va con todas las empresas

El uniforme de trabajo no va con cualquier empresa, depende del giro de la misma y de las actividades que desempeñen los empleados. Algunas pueden prescindir de él o, incluso, negarse a usarlo por diversas razones. 

No todos los ambientes de trabajo son aptos para implementar la uniformidad, por lo que es necesario que, antes de pensar en esta opción, entables diálogo con los trabajadores. 

Ventajas del uniforme de trabajo

El uniforme de trabajo puede ser una excelente opción, tanto para empresas pequeñas como grandes. Enseguida te decimos por qué.

Es cómodo, seguro e higiénico

Algunos empleos requieren de uso de uniforme de trabajo por cuestiones de seguridad, para que los colaboradores puedan llevar a cabo su trabajo de forma óptima. 

Asimismo, los uniformes de trabajo suelen brindar comodidad, siempre y cuando se adapten a las necesidades de cada actividad, lo que da cierta libertad y confort a los trabajadores durante la jornada laboral.

Es económico

El uniforme de trabajo no suele demandar de una fuerte inversión, además de que la empresa es la que debe correr con los gastos relacionados con este tema, lo que beneficiará mucho a los colaboradores. 

Por si fuera poco, los ayuda a evitar que desgasten su ropa del día a día y que no tengan que destinar gran parte de sus ingresos a eso. Al usar únicamente el uniforme, alargan la vida de su vestimenta del día a día. 

Proyecta una imagen más profesional

Utilizar uniformes de trabajo puede ser muy benéfico en cuanto a la proyección de imagen, ya que permite que identifiquen mucho más rápido a tu empresa y a que se quede en su mente. 

Además, puede transmitir seguridad y confianza a los clientes, demostrando que se trata de una empresa comprometida con sus empleados y con su imagen, lo que ayuda a que se posiciones por encima del resto. 

Mejoran el sentimiento de pertenencia

Al portar la misma vestimenta, los empleados pueden sentirse parte de un proyecto importante, en este caso, la compañía, lo que potencia su compromiso y su productividad en sus actividades diarias.

Asimismo, ayuda a que las personas no se sientan más o menos que otras por su atuendo, creando una mejor relación y un sentimiento de unidad entre todos los colaboradores.

Qué es mejor: ¿código de vestimenta o uniforme de trabajo?

La respuesta es depende. Depende del tipo de empresa que se tenga, el giro de la misma y las actividades que deban realizarse como parte de la jornada laboral. No existe una única opción. 

Se deben estudiar los pros y contras de las dos propuestas y ver qué se acomoda mejor al ambiente de trabajo e, incluso, tomar en cuenta la opinión de los empleados durante esta transición. De esta forma, los harás sentir parte de la empresa y los resultados de la implementación del código de vestimenta o el uniforme de trabajo traerá mayores beneficios.

Ten en cuenta que no todas las empresas son candidatas a estas opciones, por lo que es mejor que no te cases con una idea y optes por estudiar todas las posibilidades.

Siempre trata de privilegiar la comodidad y el confort de tus empleados. La imagen de la empresa es importante, pero ¿quién la conforma y la hace crecer? Los colaboradores. Así que si hay inconvenientes durante la elección siempre busca llegar a un acuerdo que no afecte a ninguna de las partes en demasía. 

Deja un comentario